En ocasiones es preciso garantizar la estanqueidad de las primeras piezas antes de disponer de medios definitivos.  Para estos casos, un utillaje manual, puede ser una solución de compromiso temporal. También es de utilidad en los casos en los que se trabaje con series pequeñas.